Tu bebé es vida

Otro sitio realizado con WordPress

El llanto de bebé

Se ha investigado mucho sobre el llanto de los bebés, incluso algunos se han adelantado a sacar algún traductor para el llanto de los bebés.

La realidad es que para una madre oír llorar a su hijo supone una situación de estrés, por no saber bien por qué llora el niño. Esto ocurre de manera más acusada si la mamá es primeriza.

Algunas mujeres son algo más hipocondríacas que otras y cuando tiene que ver con los niños la cosa empeora.

Veamos algunas situaciones en las que los niños lloran.

Situaciones comunes

El llanto del bebeCuando un niño comienza a llorar, lo principal es mantener la calma, es cierto lo que nos dicen las abuelas y todo tu estado de ánimo y el que se respire en el ambiente influye al niño. En este sentido, lo primero que haremos es mantener la calma e ir comprobando lo siguiente.

Lo primero es cogerlo (aunque algunos “expertos” no aconsejen coger al bebé de la cuna cuando se despierta de noche), comprobaremos si tiene alguna flatulencia (suele ocurrir que se queden con gases y éstos les molesten, su forma de expresarlo, mediante el llanto)

Una vez hecha la comprobación, pasamos a comprobar el pañal del bebé, los bebes (la mayoría) no soportan que el pañal esté mojado o que esté sucio, llorará si está incómodo y necesite que lo cambies.

Otra de las razones por las que el bebé llore es porque sienta calor o frío. Es conveniente tener a los pequeños más desabrigados que abrigados. Pensemos que los niños sienten más o menos la temperatura como nosotros. Si para ti acostarte a dormir con un pijama de terciopelo más dos mantas y un edredón, supone sudar como un pollo asado, para el bebé también.

La última de las comprobaciones rutinarias es el hambre. Si un bebé tiene hambre llorará para que acudas y le des de comer. Al ofrecerle alimento los llantos cesarán y el bebé se calmará.

Una vez realizadas las siguientes comprobaciones (que no tardas más de 3 minutos, 5 todo lo más) lo siguiente será comprobar que el bebé no se encuentre mal, esto nos lo indicará el llanto, la intensidad del mismo al hacerle una pequeña exploración.

Exploración en casa

Para explorar al bebé lo primero que tenemos que ver es si le duelen las articulaciones, si puede mover la cabeza correctamente para los lados y hacia delante. Lo siguiente es comprobar el abdomen.

Los niños suelen padecer gases, es común escuchar que aquellos que toman biberón suelen sufrir más el cólico del lactante y más frecuentemente aquejarse de gases. Esto es así por la forma del biberón y el modo de succión del niño, aunque no a todos les pase.

También comprobaremos la temperatura del niño y si presenta alguna lesión en la piel.

A veces no es necesario hacer todas las comprobaciones, porque sencillamente tu hijo lo que necesite es sentirte, que le cojas, que le abraces y sentir tu olor.

Los bebés necesitan que sus padres les tomen en brazos y sentir esa cercanía, es un modo perfecto de crearle un sentimiento de seguridad que proyectará en su desarrollo. No te preocupes no lo estás malcriando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.