Tu bebé es vida

Otro sitio realizado con WordPress

Cómo combatir el estrés juvenil

Durante la época adolescente y juvenil, se producen cambios que atañen a las emociones, el físico y en el ámbito académico que puede ser que desarrollen estrés en las personas. Los jóvenes no se ven capaces de afrontar estos cambios y por lo tanto les genera cierta ansiedad, enfermedades de origen físico y quizás depresión.

Es necesario que se entrenen las capacidades imprescindibles para poder manejar estos cambios y así evitar que aparezca el distrés, el “estrés malo”. Para ello, las técnicas de afrontamiento del estrés pueden fortalecer las capacidades que ayuden a los jóvenes a aprender a relajarse y tranquilizarse.

 

Algunos consejos

bebePor todo esto, vamos a considerar algunos consejos que ayudarán a los jóvenes a no sucumbir ante una situación complicada y surja el estrés:

  • Es ideal, que organicen una agenda donde se les den prioridad a actividades, evitando que estas excedan los límites en el calendario. Si algunas veces, resulta que se traspasa estos límites, no pasa nada si se eliminan una o dos actividades de la agenda. Es beneficioso, que las actividades en las que participen sean importantes realmente para la persona y aprovecharse de lo que aporta el deporte y el quedar con amigos.
  • Las horas de sueño deben ser las 8 horas al día que toda persona necesita para reponer energía y resetear su cerebro. El hecho de que no se duerma lo suficiente puede desembocar en que la capacidad para luchar contra situaciones estresantes, se merme.
  • Aprender técnicas para respirar en condiciones, ayuda a que el cuerpo se tranquilice naturalmente. Cuando se respira profundamente, el cerebro manda señales al cuerpo para que este se relaje. Así que un procedimiento para ello es: sentarse en un lugar cómoda, respirar profundo por la nariz y llenar los pulmones del aire necesario para después exhalar y soltar todo el aire y liberarse. Cuando una persona se concentra en la respiración, nota que el estómago se mueve de arriba abajo cada vez que respira. Hay que repetir esta respiración de forma concentrada cada vez que la persona identifica una situación de estresante.
  • Hacer ejercicio y deporte de forma regular a la semana, y llevar a cabo una dieta que sea saludable y permita que el cuerpo tenga las defensas necesarias para afrontar el estrés. Lo mínimo de ejercicio son 60 minutos al día. Para complementar, se puede implementar ejercicio cardiorespiratorio, como correr o andar rápido. Y en cuanto a la dieta, hay que incluir las verduras, las frutas, proteínas e hidratos de carbono, todo de forma equilibrada.
  • Los pensamientos positivos deben rondar por la cabeza siempre, eliminando los negativos. El hecho de que una persona sea optimista, le ayudará a tener otra visión de las cosas y a confrontar mejor el estrés. Cuando nos deprimimos, la persona sufre una bajada de autoestima y trasmite actitudes no muy buenas, con una visión muy pesimista y angustiosa.
  • El tener relaciones sociales, familiares y laborales satisfactorias, ayuda a que las personas que se encuentran en una situación de estrés no sea tan acongojada.

 

La aplicación de estos consejos promoverá un mejor bienestar y disposición de como tomarse la vida y hacen que ciertos escenarios que se presentan no sean tan complicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.